Problemas con la herencia más comunes y soluciones prácticas

Problemas con la herencia más comunes y soluciones prácticas

Heredar bienes o dinero de un familiar, sea de uno de los padres o de otro pariente no siempre es una buena noticia. En España, es habitual que los notarios y juzgados deban atender diversos problemas con la herencia entre familiares. O bien, de herederos que no pueden pagar el impuesto de sucesiones para disfrutar del legado que reciben.

A lo largo de este artículo, hablaremos brevemente de los inconvenientes más comunes en estos casos y cómo suelen resolverse en base a la normativa jurídica. Es importante señalar que, al igual que otras materias del Derecho de Familia, la herencia está regulada por el Código Civil.

Desconocimiento de los herederos forzosos y desheredaciones

Puede resultar curioso, pero este es uno de los problemas con la herencia que suelen atenderse en notarías. En principio, debes tener en cuenta que el Código Civil dispone algunas limitaciones a la libertad de hacer un testamento de acuerdo a la voluntad del otorgante. Entre ellas, la legítima, definida en el citado instrumento legal como:

(…) la porción de bienes de que el testador no puede disponer por haberla reservado la ley a determinados herederos, llamados por esto herederos forzosos (…) [Artículo 806]

De allí, que el causahabiente de la herencia no debería desconocer el derecho de sus herederos forzosos en el testamento. Estos últimos son: sus hijos y descendientes; sus padres y ascendientes (a falta de los anteriores) y su cónyuge (Artículo 807). Por tanto, el hecho de que alguien soltero otorgue un testamento ignorando a un hijo, no priva a este de reclamar su legítima.

Desheredaciones, uno de los problemas con la herencia más complicados

Como el término lo indica, desheredar consiste en la voluntad del testador de privar a un heredero forzoso del derecho de recibir lo que le correspondería al morir aquel. Este recurso está especificado en el Código Civil (artículos del 848 al 857), expresando todas las causas justas por las que procede. Esta decisión debe constar en el testamento. No obstante, si el testador no especifica la causa de la desheredación o si esta no puede probarse o es diferente a las legalmente establecidas, el heredero puede pedir su anulación en tribunales. Por consiguiente, también podrá reclamar su legítima.

Disputas entre herederos, otro de los problemas con la herencia más comunes

A menudo, los herederos de una sucesión entran en conflicto por desacuerdos con el testamento del causahabiente fallecido. Asimismo, el valor y el reparto de los bienes también es causa de discrepancias. He aquí las causas de disputas más comunes:

  • Algún heredero sospecha que el causahabiente otorgó testamento bajo coacción, engaño, incapacidad física o amenaza (Artículo 673).
  • Reparto incorrecto o con valores dispares (muy altos o bajos) de los bienes. Esta situación deja en desventaja a parte de los herederos, lo que puede ocurrir en sucesiones abintestato o sin testamento de por medio.
  • No hay suficiente claridad en el testamento sobre el reparto de la legítima o se asignan más bienes a unos hijos más que a otros.
  • También se complican los trámites al aparecer nuevos herederos legítimos, como hijos no reconocidos por el fallecido. La demostración de este vínculo por parte de aquellos puede retrasar el proceso.
  • Por igual, es complicado el trámite cuando se heredan bienes en copropiedad.

En muchas ocasiones, estos casos llegan a los tribunales para ser resueltos, lo que hace más costoso y desgastante el proceso.

La mediación es la mejor solución

La manera más conveniente de resolver los problemas con la herencia que causan conflictos entre familiares es recurrir a la mediación familiar. La misma consiste en la gestión y resolución de disputas gracias a la actuación de un tercero ajeno al conflicto elegido voluntariamente por las partes. Idealmente, este mediador debería ser un abogado de familia especializado, ya que este profesional tiene un conocimiento más amplio del marco legal y de las exigencias tributarias. De la misma manera y, en previsión de conflictos el testador, en vida, puede incluir en su testamento una cláusula de mediación de herencia.

En este sentido, la mediación ayuda a las partes a lograr acuerdos, sin necesidad de terminar en tribunales. Aparte de ayudar a mejorar las relaciones familiares, este proceso ahorra tiempo, dinero e incomodidades.

Igualmente, existe la opción de nombrar a un contador-partidor que resuelva la disputa de forma objetiva, realizando la valoración, inventario y distribución de los bienes. Además, esta figura se encargará de saldar las deudas, dividir la herencia y adjudicar los bienes a cada heredero.

Falta de liquidez para pagar impuestos y deudas

Sin duda, este es uno de los problemas con la herencia más habituales. Un heredero no solo recibe bienes y dinero, sino también las deudas del causahabiente. Por otro lado, la aceptación y tramitación de la herencia genera costes de notaría, registros, asesoría legal, etc. Esto sin contar con el pago más importante: el del impuesto de sucesiones. Legalmente, existen dos opciones para enfrentar una herencia cargada de deudas:

  • Aceptarla a beneficio de inventario. En otras palabras, las deudas del causahabiente irán abonándose hasta alcanzar el valor de los bienes heredados. Lo que quede pasará a manos del heredero. Pero si hay más deudas que bienes a heredar, el heredero no obtendrá ningún beneficio, pero tampoco deberá responder por dichas obligaciones.
  • Renunciar a la herencia. Aquí debemos hacer un paréntesis para recordarte que, al aceptar una herencia, debes hacerlo en su totalidad. No puedes aceptarla en parte. Por tanto, si renuncias a los bienes también te libras de esas deudas. Pero debes formalizar esta voluntad ante un notario y registrarla mediante escritura pública.

En el caso de los impuestos, conviene buscar la asesoría de un abogado de familia con conocimiento del tema tributario. Este profesional podrá ayudarte a identificar y calcular las deducciones a las que haya lugar. En concreto:

  • Puedes deducir las deudas que contrajo el testador, si pueden acreditarse a su nombre. Sin embargo, la deducción no es posible si el causahabiente la contrajo a tu favor.
  • En cambio, las deudas tributarias del testador que asumas como heredero sí pueden deducirse.
  • Del mismo modo, son deducibles del impuesto de sucesiones todos los costes de hospitalización, funeral y exequias del testador. Más aún, también lo son los gastos del juicio relacionado con la herencia, si lo hubiere.

Desconocimiento del paradero de uno o más herederos

Por otra parte, al momento de hacer la partición, el Código Civil es claro al requerir el consentimiento de todos los herederos de aceptar o renunciar a la herencia. Si al menos uno de los beneficiarios no manifiesta este consentimiento, el proceso queda suspendido. Este tipo de problemas con la herencia puede ocurrir si se desconoce dónde está ese heredero. O, por el contrario, este no manifiesta ningún interés en la herencia.

A los efectos de continuar con el trámite de la herencia, es aconsejable asesorarse con un abogado de familia experto en sucesiones. Será este jurista quien pueda determinar la conveniencia de resolver este asunto, sea judicial o extrajudicialmente. Tratar de ubicar a estos herederos ausentes podría requerir el apoyo de genealogistas e investigadores sucesorios.

¡Solucionamos estos y otros problemas con la herencia!

En Derecho de Familia Vitoria contamos con un equipo de abogados con el conocimiento y la experiencia necesarios para solucionar tus problemas con la herencia. No importa qué tan complejos y difíciles te parezcan. ¿Necesitas mediación familiar para lograr acuerdos entre todos los herederos? ¿Tu familiar causahabiente murió abintestato? ¿Tienes dificultades para pagar las deudas y el impuesto de sucesiones? ¿Quieres reclamar tu legítima? Podemos ayudarte con estas y otras situaciones.

Desde nuestra base en Vitoria-Gasteiz y nuestras oficinas en San Sebastián, atendemos casos en todo el País Vasco y en municipios vecinos de otras Comunidades Autónomas. ¡Contáctanos ahora!

Deja una respuesta