¿Cómo se presenta una demanda de divorcio en España?

¿Cómo se presenta una demanda de divorcio en España?

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:General
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

Lo ideal es que una pareja de casados permanezca unida y logre superar cualquier diferencia mediante el diálogo y que prevalezca siempre el afecto entre ambos. Lamentablemente, no siempre es así. Y cuando la razón no es suficiente para equilibrar posiciones irreconciliables, o el sentimiento ya no es el mismo y, más aún, cuando hay evidencia de maltrato o peligro para la integridad de uno de los cónyuges, el divorcio surge como solución. Ahora bien, el proceso para oficializar la disolución del matrimonio comienza con la presentación de la demanda de divorcio. Si estás pasando por ese trance, te invitamos a seguir leyendo para conocer más de este documento y sus tipos.

¿En qué consiste la demanda de divorcio y qué tipo corresponde a tu caso?

En primer lugar, la demanda de divorcio es el documento legal que una pareja o uno de sus integrantes debe presentar en el Juzgado de Familia o de Primera Instancia, según el caso, para solicitar la disolución de su unión matrimonial. Para que el mismo sea admitido, su redacción debe contener detalles exigidos por la ley, además de ir acompañada por una serie de requisitos que varían según el tipo de divorcio.

Tipos de divorcio en España

El Código Civil español contempla dos tipos de divorcio: el de mutuo acuerdo y contencioso.

Mutuo acuerdo

Para el primer caso, el artículo 82.1 establece que este acuerdo de disolución puede efectuarse transcurridos tres meses desde la celebración del matrimonio. La solicitud debe presentarse ante el letrado de la Administración de Justicia o ante notario, acompañada de un convenio regulador en el que convengan la gestión de los efectos derivados de la separación, según lo indicado en el artículo 90.

El divorcio de mutuo acuerdo, como lo indica su denominación, procede cuando ambos cónyuges convienen en poner fin a su unión de forma recíproca. A su vez, este tipo de proceso se subdivide en:

  • Divorcio de mutuo acuerdo ante notario, que aplica si la pareja no tiene hijos menores o no los tuvo durante su relación. Para ello, sólo deben comparecer ante notario para otorgar una escritura pública que exprese su voluntad de disolver el matrimonio y presentar el convenio regulador. Sin necesidad de demanda. Ambos cónyuges pueden estar asistidos por un mismo abogado.
  • Amistoso judicial, que procede si la pareja tiene hijos menores de edad. A pesar de que debe gestionarse por vía judicial, el proceso es casi tan sencillo como el anterior. En esta circunstancia, los cónyuges sólo han de presentar una demanda de divorcio junto con el convenio regulador y ratificar estos dos documentos ante el juez. Y este último revisará el mencionado convenio para asegurar que no contenga cláusulas que perjudiquen a los hijos o a uno de los cónyuges. Además de un abogado, la pareja requerirá la actuación de un procurador.

Contencioso

Mientras que el divorcio contencioso ocurre cuando no hay ningún acuerdo entre ambos cónyuges. Entonces, corresponderá al Juez decidir sobre las condiciones de la disolución de la unión. El procedimiento para este tipo de divorcio está detallado en los artículos 769 y 770 de la Ley de Enjuiciamiento Civil. Este proceso es largo, complejo, costoso y desgastante en lo emocional. En resumen:

  • Uno de los cónyuges introducirá la demanda de divorcio, acompañada por una serie de condiciones relativas a la separación de bienes, la custodia de los hijos, pensión compensatoria (si procede) y otros asuntos pertinentes. En función de ello, ha de contar con la asistencia de un abogado y un procurador.
  • El cónyuge demandado contestará la demanda y planteará objeciones y alternativas a las condiciones exigidas por el demandante. También estará asistido por un abogado.
  • Después de celebrarse la vista ante el Juez, este dictará la sentencia de divorcio. En ella, establecerá las medidas que regirán en adelante la relación entre los excónyuges y que beneficien a los hijos habidos durante el matrimonio.

Contenido de la demanda de divorcio

La redacción de una demanda de divorcio debe estar a cargo de un abogado de familia. Y su contenido, a grandes rasgos, es el siguiente:

  • Identificación de los cónyuges y del abogado que representa a uno o ambos.
  • Tipo de matrimonio (civil o canónico).
  • Fecha en la que se celebró el matrimonio.
  • Datos de los hijos, si los hubiere, con sus nombres y edades.
  • Solicitud de disolución del matrimonio.
  • Exposición de los hechos. Aquí es necesario explicar las razones que llevan a uno u otro cónyuge o a los dos a solicitar el divorcio. Igualmente, ha de sugerirse al juez una solución ajustada al Derecho.
  • Por otro lado, la demanda debe tener fundamento legal. En este sentido, es indispensable especificar los artículos de los instrumentos legales que sustentan las peticiones.
  • Lógicamente, la demanda de divorcio debe incluir las solicitudes concretas al Juez, apoyadas en el convenio regulador. Este último contendrá las medidas propuestas para la custodia de los hijos, la patria potestad y el régimen de visitas, liquidación de los bienes gananciales, uso de la vivienda conyugal, pensión compensatoria y/o de alimentos, compensación de gastos ordinarios y extraordinarios, etc.
  • Es indispensable explicar que las solicitudes hechas en favor de los hijos menores pretenden su bienestar.

Documentos que deben presentarse junto con la demanda de divorcio de mutuo acuerdo

El artículo 777.2 de la Ley de Enjuiciamiento Civil indica los documentos que deben adjuntarse a la demanda de divorcio en caso de que la misma sea de mutuo acuerdo. En síntesis, estos documentos son:

  • Certificados de matrimonio y de nacimiento de los hijos. Estos han de solicitarse en los Registros Civiles correspondientes. Al igual que el certificado de empadronamiento expedido por el Ayuntamiento.
  • El convenio regulador, del que ya hemos hablado.
  • Poder general para pleitos para formalizar la representación de un procurador. Puede hacerse ante notario mediante una escritura pública.
  • Documentación que compruebe la situación económica. En particular: últimas nóminas, declaraciones del IRPF, créditos, hipotecas, facturas de suministros del hogar y de gastos no programados, etc.

Documentación necesaria para presentar la demanda de divorcio contencioso

Obviamente, cuando el divorcio es contencioso no aplica el convenio regulador porque no hay mutuo acuerdo entre los cónyuges. Por lo demás, los documentos que deben adjuntarse a la demanda de divorcio son los mismos que corresponden al caso anterior. No obstante, es imperativo presentar también:

  • Escrituras públicas que demuestren la constitución de sociedades mercantiles y de compraventa, como parte de los bienes comunes del matrimonio.
  • Documentos privados que registren la adquisición y/o permuta de bienes.
  • Certificación de cuentas bancarias, hipotecas, préstamos personales, planes de pensión u otras operaciones.

Aparte de cualquier otro documento que apoye las solicitudes del demandante.

Líneas arriba, describimos brevemente el proceso de presentación de la demanda en los diferentes tipos de divorcios descritos. Si necesitas información más detallada, puedes leer un artículo en el que exponemos ampliamente el tema.

En Derecho de Familia Vitoria te ofrecemos la asesoría que necesitas

Si tú y tu pareja habéis decidido divorciaros de mutuo acuerdo o has tomado la decisión unilateralmente, ponte en contacto con nosotros. En Derecho de Familia Vitoria contamos con un equipo de abogados especialistas en divorcios. Nuestros profesionales tienen amplia experiencia en la redacción de la demanda de divorcio en cualquiera de los casos explicados. Además, pueden asistirte y asesorarte en todas las etapas del proceso, aparte de realizar las diligencias y el debido seguimiento durante el mismo. De igual manera, tendrán en cuenta la situación de los hijos menores y gestionarán el logro de las condiciones más beneficiosas para ellos. Llámanos o escríbenos para explicarnos tu caso. Desde nuestra sede en Vitoria-Gasteiz y desde nuestras oficinas en San Sebastián podemos atenderte en cualquier lugar del País Vasco o en cualquier municipio de Comunidades Autónomas vecinas donde te encuentres.

Deja una respuesta